lunes, 14 de abril de 2014

En semana - Cartas desde el Infierno

¿Nacemos para morir, o morimos para vivir?
¿Se puede decir que estamos vivos cuando respiramos, o es menesteroso algo más?
¿Qué significa tener "una digna existencia"?
¿Es la eutanasia un derecho de vida, o una violación a la misma?

Ramón Sampedro vivió 30 años cuestionándose lo mismo, en la compañía de su desolada situación. 
Atrapado dentro de su cuerpo tetrapléjico, teniendo que ver cómo su familia cuidaba de él día con día, notaba con agonía cómo la privacidad a la que estaba acostumbrado se le escapaba entre los dedos, mientras recordaba cada amanecer ese accidente en el mar que cambió su vida para siempre.

Era marinero y como te imaginarás, amaba el mar. 
En este gigantesco espectro de memorias compartidas, color azul, encontraba la paz. 
Curioso que fuera esta misma piel con olas la artífice de su lucha, el preámbulo a la constante súplica de una mano amiga.
Distraído, mientras se bañaba en el mar, saltó a una poza justo cuando estaba la resaca. 
Su cuello se quebró como un palillo, y ya nunca más pudo moverse del cuello hacia abajo.

A falta de la movilidad que su cuerpo caprichoso le negaba, Ramón continuó su vida anhelando la libertad que, él estaba seguro, se encontraba únicamente en su propia muerte.
Así nació Cartas desde el infierno.

¿Cómo escribía?
Primero: desde el corazón, sin filtros, con las ansias crudas de una libertad que veía lejana. 
Segundo: con un dispositivo adaptado a su discapacidad física. Tomaba una vara larga con un lápiz en su punta usando sólo la habilidad de su mandíbula, y trazaba letra tras letra la historia de su vida.
Cartas desde el infierno es un eufemismo blasfemo. Casi una burla o una aprobación a la cantidad de veces que la iglesia de España y el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo le dijo que terminar con su vida era un asesinato y no una oportunidad de vida. 
Este libro es un compilado de hermosos poemas y cartas escritas a amigos y conocidos sobre la vida misma y su visión de ella. 

Ramón solo pedía permiso para un asistente.
Tenia planificado su plan de muerte, pero al no poder moverse precisaba de ayuda de un tercero que hiciera lo que él no podía. 
Pero Ramón tenía miedo. Miedo de que esa "mano amiga" fuera acusada de asesinato en primer grado y encarcelada por eso. 
Su caso fue el primer caso conocido de eutanasia a nivel mundial (el primero conocido ya que, como el mismo Ramón admite, debieron ocurrir muchos otros actos de eutanasia bajo el manto del secreto).
Tuvo la osadía de ir a juicio, suplicando la emancipación de toda culpa para aquel que quisiera ayudarle, pero ante la rotunda negación jurídica y moral de un país, Ramón tuvo que hacerlo en secreto.
Pero antes de marcharse, consciente de la terminación de un proceso, escribió su biografía, y esta fue real, más real que la vida misma que anhelaba dejar.

En lo personal, aún no puedo decir si estoy o no en contra de la eutanasia. Por el contrario, me sume en una de mis más profundas y  reincidentes etapas de auto-consulta.  
Me declaro una mente incompetente en este aspecto.
Ramón amaba tanto la vida, estaba tan enamorado de ella, que quería matarse. 
Postrado en una cama, se encontró sobreviviendo, solo eso. Esa simple realidad, que después de todo no es tan simple, lo impulsó a hacer lo que hizo.
Intesantísimo que el mismo Ramón explicara su petición de la siguiente manera: "La eutanasia es trascendencia, no suicidio".

¿Qué te parece si leés esta conmovedora historia y comentamos un poco sobre este tema?
  • Título: Cartas desde el infierno
  • Autor: Ramón Sampedro
  • Año: 1996
  • Páginas: 300

Sobre la autora: Sara Duval. Ama leer, y como cualquier amante que busca la complicidad de otra persona, procura espacios pequeños o grandes donde compartir su amor con los demás. Lee, ríe, come mucho, y adora las burbujas de jabón en medio de la ciudad o donde sea...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasar al blog de PG0.

Imaginá, pensá, comentá. Pero, sobre todo, leé. Te invitamos a hacerlo. Eso sí, tenemos unas cuantas reglas:

1. Mantené el respeto. A nadie le gustan los trolls.
2. No spam. Por favor, no des comentarios en los que solo colocás enlaces a otros sitios.
3. No nos pidás un análisis literario de cada obra para que podás pasar el año. Te invitamos a leer cada texto porque es una recomendación que nosotros mismos disfrutamos y queremos que vos también tengás chance de hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...