lunes, 1 de octubre de 2012

Paréntesis - Oscar Wilde

Seguro pensabas que, por ser octubre el mes del miedo, el Paréntesis de este mes estaría dedicado a un autor de obras de terror.

No obstante, para esta ocasión decidimos traerte la resumida historia del dramaturgo irlandés, Oscar Wilde. Se trata de uno de los autores más importantes del periodo victoriano tardío, tal y como podemos apreciar en su única novela El retrato de Dorian Grey (1890).

Wilde nació el 16 de octubre de 1854, en Dublín, Irlanda. Aunque durante sus primeros años de vida fue educado en casa, demostró tener una inteligencia agudísima, en especial para aprender alemán y francés. Esa inteligencia lo llevaría a destacar en la Port Royal School de Enniskillen (de los 10 a los 17 años), en el Trinity College (17-20 años) y, posteriormente, en el Magdalen College, de Oxford.

En su época de estudiante en el Trinity, publicó varios poemas en las revistas Kottabos y Dublin University Magazine. Como universitario, se destacó no solo en un bachillerato en artes, sino que también obtuvo el Premio Oxford Newdigate, con su poema Ravenna. Además, ya en esta etapa de su vida se apreciaban los rasgos más característicos de Wilde: carisma y su vestimenta estrafalaria.

Porque eso es importante mencionarlo: Wilde tenía una habilidad increíble para tratar con otras personas. En resumidas cuentas: era encantador. Sabía entablar conversaciones, tenía un fino sentido del humor y siempre resaltaba con su llamativa forma de vestir. Era toda una celebridad.

Pero, a pesar de sus encantos, el amor no le sonrió a primera vista. Después de graduarse del Magdalen College, regresó a Irlanda, donde se enamoró de Florence Balcombe. Sin embargo, Balcombe se enamoró del famosísimo escritor Bram Stoker (autor de Drácula), con quien terminó cansándose. Cuando Wilde se enteró del matrimonio, abandonó Irlanda y fue a vivir a Londres (con residencia ocasional en Francia y Estados Unidos). Fue en Londres donde conoció a Constance Lloyd, mujer con la que se casó y tuvo dos hijos.

Pues aquel que vive más de una vida más de una muerte tiene también que morir.
-Oscar Wilde

Hasta este punto, la historia de Wilde no es tan mala; todo lo contrario: podría decirse que la vida de este dramaturgo estaba en su máximo punto. Pero, entonces, ocurrió un grave escándalo. Wilde era amigo de lord Alfred Douglas, pero el noveno marqués de Queensberry (padre de Alfred), sospechaba que su hijo y Wilde tenían un romance.

De esta manera, el marqués envió a Wilde una carta que el dramaturgo tomó como una ofensa personal, por la cual lo demandó por difamación. No obstante, las tablas se voltearon cuando el marqués salió airoso del juicio y, por el contrario, Wilde tuvo que enfrentar un nuevo proceso legal en el que perdió por "sodomía e indecencia". De esta manera, Wilde terminó en la cárcel por dos años, donde se le condenó a trabajos forzados.

Este hecho no solo marcó la vida de Wilde, sino también la de artistas contemporáneos, pues la intolerancia hacia los homosexuales se recrudeció tanto que muchos tuvieron que migrar.

Este escándalo le costó su familia, pues Constance le prohibió ver a sus hijos y hasta se cambió el apellido para no estar relacionada más con Wilde (aunque cabe mencionar que ella nunca se divorció de él; solo vivieron separados). Además de la familia, Wilde perdió su lugar en sociedad y entró en la ruina, aunque nunca perdió la amistad con lord Alfred Douglas. Incluso, vivió con él un tiempo, hasta que las familias de ambos los amenazaron con cortarles el dinero si no se separaban.

La historia de Wilde, que empezó de manera tan prometedora con su inteligencia y carisma, terminó precipitadamente. Sin familia, sin la oportunidad de vivir con su amigo, Wilde no tuvo más remedio que vivir en París, oculto bajo el seudónimo de Sebastián Melmoth. Allí conoció a un monje que, finalmente, lo convirtió al catolicismo; religión en la que supuestamente murió.

Escribí cuando no conocía la vida. Ahora que entiendo su significado, ya no tengo que escribir. La vida no puede escribirse; sólo puede vivirse.
-Oscar Wilde

Y con eso, el telón de uno de los dramaturgos más importantes de la historia, cayó. La obra llegó a su fin.

Paréntesis. El podcast de Página Cero cuenta con una sección llamada Paréntesis, en la que te presentamos la vida de un autor. Como parte de las mejoras del proyecto, decidimos traer al blog una sección semejante en la que una vez al mes te presentamos a un autor internacional.

Sobre la autora: Ángela Arias Molina. Productora Audiovisual graduada de la Universidad de Costa Rica. Aprendiz de escritora con unas cuantas novelas engavetadas. Fundadora y directora del proyecto "Página Cero".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasar al blog de PG0.

Imaginá, pensá, comentá. Pero, sobre todo, leé. Te invitamos a hacerlo. Eso sí, tenemos unas cuantas reglas:

1. Mantené el respeto. A nadie le gustan los trolls.
2. No spam. Por favor, no des comentarios en los que solo colocás enlaces a otros sitios.
3. No nos pidás un análisis literario de cada obra para que podás pasar el año. Te invitamos a leer cada texto porque es una recomendación que nosotros mismos disfrutamos y queremos que vos también tengás chance de hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...