miércoles, 11 de julio de 2012

Tinta a luz - Game of Thrones

Ya que ha pasado un buen tiempo desde el último capítulo de la segunda temporada de esta maravillosa serie, podemos arriesgarnos a hacer un comentario sobre ella.

No necesita mucha introducción: Game of Thrones, serie de HBO cuya primera temporada se lanzó en el 2011 y se convirtió en un fenómeno de masas. Su segunda temporada recibió también una fuerte acogida y, al día de hoy, miles de fans esperan la tercera entrega de esta serie de fantasía épica.

Por supuesto, cabe mencionar que la serie está basada en la saga de George R. R. Martin: Canción de hielo y fuego. Por aquí ya te hemos dicho que el primer libro del ciclo -el cual da nombre a la serie televisiva- es una red que atrapa sin misericordia a sus lectores. Algo que también sucede con su adaptación audiovisual.

La saga vs. la serie

Ya todos nos sabemos la regla al dedillo: «El libro es mejor que la película». ¿Pero qué pasa cuando la adaptación no es en pantalla grande, sino en pantalla chica? Las posibilidades se abren. En varios sitios especializados, tanto profesionales como fans aprobaron que la adaptación de la saga fuera una serie de televisión y no una película.

Esto responde a algo muy básico:
es sencillamente imposible meter en un filme de 3 horas, la vida de miles de personajes que se encuentran en libros de -¡por lo menos!- 800 páginas cada uno. Gracias a la decisión de los productores, los fans de esta saga podemos pegarnos frente al televisor -o la computadora- para ver capítulos de alrededor 1 hora. Esto no solo significa más tiempo para consumirnos en esta apasionante historia, sino también que los detalles del libro podrán transmitirse en pantalla en mayor grado. En cambio, en una peli todo esto se hubiese perdido.

Eso sí, importante anotarlo: a pesar de esto, hay muchísimas diferencias entre los libros y la serie. Aunque Game of Thrones es bastante fiel a
Canción de hielo y fuego, siempre hay detalles que se borran -o agregan-, personajes que no calzan con las descripciones de los libros o, incluso, ¡que nunca aparecen!

Así pues, muchos fans nos quedamos con ver en esta segunda temporada a los hermanos Reed o conocer el castillo de Aguas Dulces...

Entonces, ¿es mejor la saga o la serie? Yo te diría que es un empate. En la saga te podés perder horas y horas en nombres, detalles, paisajes y secretos, ¡lo cual es genial! Mientras que, en la serie, los capítulos de 1 hora no bastan del todo para conocer los misterios que sí se pueden vislumbrar en el libro.

Pero, por otra parte, la serie te ofrece algo que el libro no: paisajes de verdad, castillos, actuaciones sorprendentes, el sonido de las batallas, colores y vestuarios exquisitos. En el libro igual tenés esto, aunque debés poner de tu parte para poder imaginarlos.

Ambas opciones son válidas, de manera que los fans de los libros tendrán chance de disfrutar una nueva forma de acceder al mundo de Poniente. Y si no sos fan de los libros -¿a qué esperás?-, igual podés disfrutar de la serie, porque está tan bien hecha que te harás adicto a ella.

Enlace de interés:

Sobre la autora: Ángela Arias Molina. Productora Audiovisual graduada de la Universidad de Costa Rica. Aprendiz de escritora con unas cuantas novelas engavetadas. Fundadora y directora del proyecto "Página Cero".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasar al blog de PG0.

Imaginá, pensá, comentá. Pero, sobre todo, leé. Te invitamos a hacerlo. Eso sí, tenemos unas cuantas reglas:

1. Mantené el respeto. A nadie le gustan los trolls.
2. No spam. Por favor, no des comentarios en los que solo colocás enlaces a otros sitios.
3. No nos pidás un análisis literario de cada obra para que podás pasar el año. Te invitamos a leer cada texto porque es una recomendación que nosotros mismos disfrutamos y queremos que vos también tengás chance de hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...