miércoles, 4 de julio de 2012

Cosecha tica - La ruta de su evasión

Recuerdo que cuando estaba en el colegio, tuve que hacer una lectura obligatoria recomendada de Yolanda Oreamuno. Se trataba del ensayo ¿Qué hora es?, una obra que me sorprendió porque, honestamente (y me da pena decirlo), la entendí. La verdad es que siempre me ha costado muchísimo seguirle el ritmo a los ensayos. Soy de esas que se quedan dormidas en la segunda página y tienen que volver a leer los párrafos para ver si entienden algo. Pero en el caso de ¿Qué hora es?, la experiencia fue alentadora y me devolvió la fe en el sistema educativo (y sí, también en mí misma).

De La ruta de su evasión había escuchado muchísimo, pero no fue sino hasta que ya estaba un poquito mayor que me animé a leerla. Esto porque, si bien todos alababan la historia, también mencionaban que era un poco complicada y que se adelantaba a su época como por milenios. Con estas credenciales, temía ser incapaz de seguir la novela hasta que yo estuviera un poco más preparada literariamente.

Y sí, la novela es una obra maestra. La historia en sí podría considerarse muy sencilla, pues narra la vida de una familia en donde el padre es el centro absoluto de todo: la economía, el miedo, las decisiones, el honor... Los personajes giran en torno a los valores inculcados por esta figura y, sin darse cuenta, luchan contra ellos. Pero
el verdadero protagonista de la novela, el verdadero eje de acción, es la narración.

En La ruta de su evasión, Yolanda Oreamuno experimenta con una estructura fragmentaria y diversos puntos de vista que se contraponen a cada instante, de manera que conocemos a los personajes de forma introspectiva y en diferentes espacios y épocas. Sin embargo, no es difícil seguir el hilo de la novela.

Si bien en cuestión de dos líneas pasamos de un personaje a otro, o de la actualidad a lo que aconteció hace diez años, la narración nos arrastra por la historia sin complicar la lectura, sin perdernos, sin causarnos dolores de cabeza; pero también sin soltarnos, sin permitirnos salir de la historia porque nos absorbe como si fuera un pozo encantado.

No sé si alguien más lo considera así, pero esta novela me recordó mucho a las obras de Virginia Woolf y, ¿tengo que decirlo?, la comparación me gusta. Pues si bien ambas autoras vivieron en épocas y países diferentes, sus talentos son incuestionables.

Tras revisar el nuevo plan de lecturas recomendadas para la escuela y el colegio, me doy cuenta que ahora se incluyen más obras de Yolanda Oreamuno, aunque La ruta de su evasión no está en la lista. Esto al principio me desalentó. ¿Por qué no incluir una de las joyas de la literatura costarricense en el plan de estudios de los jóvenes, en especial con el poder cautivador de la palabra de Oreamuno?

Pero después recordé que, aunque a mí me gustó ¿Qué hora es?, muchos de mis compañeros no dejaron de ver el ensayo como una de las otras lecturas obligatorias que debían leer para presentar un examen. La ruta de su evasión no es un deber, sino un placer. Mientras los profesores y los estudiantes no se animen a acercarse a la lectura como un hábito del que pueden obtener muchos beneficios (como el aprendizaje y la diversión), muchos jóvenes no podrán disfrutar de los textos.

Y este tiene que ser abordado con buena voluntad, pues depara grandes sorpresas. Ojalá que más muchachos y muchachas se animen a acercarse a La ruta de su evasión como si fuera un amigo, porque eso es precisamente lo que encontrarán en una novela tan cautivadora como esta.

  • Título: La ruta de su evasión
  • Autora: Yolanda Oreamuno
  • Año: 1948
  • Páginas: 394

Sobre la autora: Ángela Arias Molina. Productora Audiovisual graduada de la Universidad de Costa Rica. Aprendiz de escritora con unas cuantas novelas engavetadas. Fundadora y directora del proyecto "Página Cero".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasar al blog de PG0.

Imaginá, pensá, comentá. Pero, sobre todo, leé. Te invitamos a hacerlo. Eso sí, tenemos unas cuantas reglas:

1. Mantené el respeto. A nadie le gustan los trolls.
2. No spam. Por favor, no des comentarios en los que solo colocás enlaces a otros sitios.
3. No nos pidás un análisis literario de cada obra para que podás pasar el año. Te invitamos a leer cada texto porque es una recomendación que nosotros mismos disfrutamos y queremos que vos también tengás chance de hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...