lunes, 29 de agosto de 2011

En semana - El hombre que calculaba

"Números, fracciones, multiplicaciones... Ugh..." Eso es lo que muchos piensan de las matemáticas. ¡Vamos, que en el colegio muchos se traumaron con los exámenes de mate! No es raro que cada vez que piensan en grandes cuentas o en fórmulas matemáticas hagan una mueca de disgusto.

Pero yo no. Una de las razones por las que me gustaba la matemática en el cole es por la recomendación literaria de hoy, que convierte cualquier fracción o función en juego de niños.

El hombre que calculaba nos habla del encuentro entre dos hombres en medio del desierto. El primero de ellos es un viajero que regresa a casa y que se topa con un hombre sencillo que no hace más que contar, contar, contar y contar...

Este hombre es Beremiz Samir, un persa que tiene la habilidad de sumar, restar, dividir y multiplicar. Para Beremiz la matemática es tan sencilla como parpadear. El viajero (que se llama Hank Tade-Mai) lo convence de buscar un trabajo en el que pueda poner a disposición su asombroso talento, de manera que los dos se encaminan a Bagdad.

En su viaje, Beremiz arreglará peleas y misterios con su ingenio matemático mientras que Hank y nosotros nos quedaremos con la boca abierta. Solo podremos pensar en algo... ¡La matemática de este hombre no es tan complicada!

Voy a ser muy sincera: la mate no es difícil. Para nada. Lo que a veces es un pelín complicado es aprenderla, entenderla. Si tenemos el estrés de un examen o de un profe un poco grosero, es muy difícil que disfrutemos de la materia. Así que una solución es encontrar métodos de aprendizaje que nos entretengan y nos enseñen a la vez. El hombre que calculaba es una excelentísima opción.

Solo basta con que te cuente esto: en su juventud, el autor de esta novela reprobó varios exámenes de matemática porque el sistema educativo en el que estaba no le enseñaba de manera adecuada. Tiempo después, el chiquillo que se sacaba malas notas en el colegio se convirtió en profesor (sí, de matemáticas), propuso métodos de enseñanza alternativa y escribió muchísimas novelas en las que la historia, la matemática y la diversión se unían para traer una trama entretenida y educativa.

El hombre que calculaba es la novela más famosa de Malba Tahan, una que se disfruta muchísimo por lo que la hace única: las matemáticas. De verdad. ¿Quién diría que la asignatura que daba mi profe menos favorita en el cole era tan fácil de entender en un libro? Sin pizarra, sin cuaderno, sin estrés. Solo con paciencia, explicaciones sencillas, aventuras en el desierto y situaciones risibles.

Creo que no me equivoco al decir que esta novela es una cura a la fobia matemática y un apoyo para aquellos que no la estén pasando tan bien con los números.

  • Título: El hombre que calculaba
  • Autor: Malba Tahan (pseudónimo)
  • Año: 1949
  • Páginas: Depende de edición
  • Lo podés encontrar en: Librería Internacional


Sobre la autora: Ángela Arias Molina. Productora Audiovisual graduada de la Universidad de Costa Rica. Aprendiz de escritora con unas cuantas novelas engavetadas. Fundadora y directora del proyecto "Página Cero".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasar al blog de PG0.

Imaginá, pensá, comentá. Pero, sobre todo, leé. Te invitamos a hacerlo. Eso sí, tenemos unas cuantas reglas:

1. Mantené el respeto. A nadie le gustan los trolls.
2. No spam. Por favor, no des comentarios en los que solo colocás enlaces a otros sitios.
3. No nos pidás un análisis literario de cada obra para que podás pasar el año. Te invitamos a leer cada texto porque es una recomendación que nosotros mismos disfrutamos y queremos que vos también tengás chance de hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...